Opinión - 24/04/2018 actualizado a las 17:21

Opinión: ‘El Comentario’ Por Ezequiel López

Son jovencitos de 12 a 15 años que llevan con sus móviles y whatsapp en matrimonio y que decirles que se separen, nos van a formar un lío, un lío que tenemos que ir ensayando la determinación que se vaya a tomar

**El Comentario, a diario

Co. 24 de abril de 2018

Parece que vamos a tener un pequeño problema a partir del 25 de mayo que viene ahí. Las nuevas normativas europeas vienen duras con las redes sociales y en general con este tipo de compañías, y una de las que se verá afectada será el whatsapp. Este servicio de mensajería que manejan los dueños del faceboock, se podía utilizar desde los 13 años legalmente. Ahora según hemos conocido, a partir del próximo mes de mayo, pues solo podrán utilizar el whatsapp con 16 años o más. Aún no está la normativa vigente y ya somos capaces de dudar que pueda ser efectiva esta prohibición. Todo apunta a que no se respetará.

Ayer ya nos ponía en antecedentes una vez más, nuestro colaborador en estos temas, perito judicial en Telecomunicaciones y auditor en Seguridad Informática y Tecnología, Rodrigo Melián, “tenemos que pedir permiso para añadir a alguien en cualquier grupo de whatsapp”, ósea eso de poner a los amigos o amigas sin contar con ellos en un grupo nos puede costar un disgusto. Aunque como bien decíamos ayer, bien nos vendrá que más de un carota se frene de tenernos atiborraos a mensajitos e historietas políticas que ni nos va, ni nos viene, y uno por no querer molestar o por aquello de sentir cierta vergüenza ajena, no lo bloquea o lo elimina. Ahora tendrán todos los afectados la mejor disculpa, ¡no me metas en grupo alguno, pues no quiero verme liado o liada en ninguna ilegalidad!

El conflicto ya lo damos por hecho entre nuestros adolescentes y sus tutores, ósea, los padres y algún que otro abuelo o abuela. Pues vamos a quitarle un chupa-chup a nuestros hijos o nietos en pleno disfrute. Son jovencitos de 12 a 15 años que llevan con sus móviles y whatsapp en matrimonio y que decirles que se separen, nos van a formar un lío, un lio que tenemos que ir ensayando la determinación que se vaya a tomar. Por otro lado, parece que en cualquier sitio se cuecen habas, nos dicen que no costará mucho pasar esos filtros donde les piden los datos a los usuarios para justificar qué edad tiene, y solo con cambiar fechas de nacimientos, sin más, santas pascuas, pues los filtros son de fácil salvación.

En el terreno de la privacidad hacia los usuarios por parte de cualquiera, incluyendo las empresas que se jactan de llenar nuestros móviles de publicidad, tendrá que contar con nuestro consentimiento, con nuestra autorización expresa. Esta nueva normativa europea obligará a que estas compañías expliquen de mejor forma cómo y por qué se recopila información sobre usuarios, además notaremos como nos ofrecerán más controles sobre la privacidad. Aunque de nada nos servirá si continuamos, aunque suene a tópico, sin leer la letra chica, sin leer lo que nos ofrecen en ese documento de privacidad, si solo nos limitamos a cliquear en las palabras: acepto, siguiente, y finalizar, sin leer nada sobre los términos de servicios como la política de privacidad.

Ya muchos lo habrán dado por valido otros ya empiezan a recibir este nuevo documento legal, en este nuevo documento, además de que se pedirá permiso también para usar la tecnología de reconocimiento facial, que hasta ahora no se había utilizado en Europa. Habrá muchas novedades que no debiéramos pasar, esta vez, por alto. Se alertará a los usuarios para que revisen la información compartida dentro del perfil público, por ejemplo, si se mantiene una relación, o la religión de los usuarios entre otras cuestiones. Mientras, ahora, facebook solicitará a los usuarios menores de una determinada edad que identifiquen a su padre, madre o tutor para dar consentimiento de determinadas acciones, con esto se garantizará que, para determinadas condiciones legales, puede solicitar el consentimiento directamente a una persona adulta. Nos quedarán muchas más normativas que ver y vivir en esto de las redes sociales, no será fácil ponerle el cascabel a este gato, pero por algo había que empezar. El camino se hará andando, aunque las huellas serán muy difíciles de seguir o perseguir.

Ahora somos nosotros, los padres y tutores quienes tenemos una interesante tarea, si no lo hicimos antes, y creíamos que se nos fue de la mano, tenemos una segunda oportunidad con nuestros menores, para algunos será necesario ponernos serios y llegar a unos controles que les hará bien, aunque ahora nos cueste algunas discusiones, a otros solo recordarles que el haber hecho buen uso de las redes y sus servicios no solo nos vale para continuar confiando en ellos, sino que estas normativas es un paso más para nuestra seguridad y garantizarnos que los confianzudos nos dejarán un poco más tranquilos.

 Audio-El Mostrador.png



El Comentario. Por Ezequiel López- El Mostrador