Para Muestra un Botón

*Por Martín Ru

Co. 30 de diciembre de 2017

Puede que Europa vaya al caos si no se reúnen el Parlamento Europeo y se toman medidas en esto que les expongo:

Sostuve, al hilo del discurso de S M el rey Felipe VI, que sus dos palabras OPINAR, NO IMPONER, en mi artículo publicado en canariasopina.com.es, de fecha 27 de diciembre de 2017, que era muy acertado, y, a lo mejor, Su Majestad, nos estaría invitando tanto a España como a Europa, a que no se diera cancha a políticos independentistas como Podemos ERC, y otros. ¿Y por qué dije eso? Pues porque en España como en Europa, se les está dando cancha a partidos que no están de acuerdo con lo que marcan las leyes, y, muy posiblemente, debido a ello, se va en caída libre al desastre de lo que en su día, viejos y avezados políticos crearon la Unión Europea, veamos:

El artículo 1 de la Ley Orgánica 6/2002, de 27 de junio, de Partidos Políticos, en España dice:"Los ciudadanos de la Unión Europea podrán crear libremente partidos políticos conforme a lo dispuesto en la Constitución y en la presente ley orgánica". ¡Ojo, conforme a la Constitución!

La Ley Fundamental de Bonn establece de modo expreso que: “Los partidos que por sus fines o por actitud de sus adherentes tiendan a desvirtuar o destruir el régimen fundamental de libertad y democracia, o a poner en peligro la existencia de la República Federal de Alemania, son inconstitucionales”. Pues bien, a pesar de que esta Ley Fundamental ha sido desarrollada por normas de rango ordinario sobre el estatuto de los partidos políticos, en las que se prevé, incluso, la disolución de los que no se ajusten a criterios democráticos, esta norma no ha impedido que se constituyan en Alemania partidos anti democráticos. En Francia, por otro lado, aunque el art. 4 de la Constitución de 1958 obliga a los partidos a respetar los principios democráticos, no existe una reglamentación detallada al respecto. En España, la Ley Orgánica 6/2002, 27 de junio, llamada Ley de Partidos, estableció: “Los partidos políticos se ajustarán en su organización, funcionamiento y actividad a los principios democráticos y a lo dispuesto en la Constitución y en las leyes (art. 6), autorizando su disolución o suspensión por decisión judicial (art. 10)”. Sobre la base de esta Ley, el Tribunal Supremo de España disolvió, el 27 de marzo de 2003 las organizaciones de Herri Batasuna‖, Euskal Herritarrok y Batasuna. Más tarde en 2004, el Tribunal Constitucional falló: “Desestimar el presente recurso de amparo interpuestos por Herri Batasuna. Fue firmado por los siguientes magistrados”: Tomás S. Vives Antón.—Pablo Cachón Villar.—Vicente Conde Martín de Hijas.—Guillermo Jiménez Sánchez.—Elisa Pérez Vera.—Eugeni Gay Montalvo.

Como es sabido, Sortu presentó sus estatutos en el Registro de partidos políticos el 10 de febrero de 2011. La inscripción fue paralizada por la actuación de Fiscal que el 3 y el 7, respectivamente, de marzo de 2011 presentaron demandas incidentales en proceso de ejecución de la sentencia de 27 de marzo de 2003 de ilegalización de Batasuna determinando la suspensión automática de la inscripción. El TS asumió las peticiones de las demandas y en Auto, de 30 de marzo de 2011, estos partidos pasaron a llamarse Bildu. Lo mismo pasó con los independentistas de Cataluña, dijeron ante el juez Llarena que de independencia NADA, y como vemos siguen igual.

No hay razón para abjurar hoy de esos valores ni para pensar que en Europa se carece de la inteligencia necesaria para asentar un sistema político racional, pero se van encadenando, unos tras otros, los errores que no nos permiten esperanzarnos. Urge tener en común las mismas normas dejando fuera del espectro político los partidos nacionalistas e independentistas de una vez.



Martín RU