Opinión - 21/09/2017 actualizado a las 12:35

Opinión-Martín Ru: ‘En Cataluña no se dicen ciertas palabras’

Para Muestra un Botón

*Por Martín Ru

Co. 21 de septiembre de 2017

El presidente de Cepyme, Antonio Garamendi-según el programa economía para todos Es. Radio, día 16 de septiembre 2017-, aseguró que Cataluña vende en España 44 mil millones de euros, y que si se diese la Independencia el paro caería en un 40%. El presidente de Cepyme cree que "todo lo que desestabilice a una sociedad incide en la economía". Además, con labios entreabiertos, los empresarios no dicen la verdad y se escudan en que ellos no son políticos, pero quieren un país estable. Toma ya, todos queremos un país estable. ¿que está pasando? Pues ni más ni menos que hay palabras que no se dicen para imponer ideas absurdas y proclamar la Independencia en Cataluña, y todo para que unos poderosos no paguen sus delitos. Esta es la verdad. Pero esto no se dice no conviene a Puigdemont.

Ya en el 6 de octubre del 34, por estas fechas Company proclamo el Estado Catalán de la Republica federal. El 12 de junio, pese a los intentos del presidente Samper por llegar a un acuerdo, el Parlamento regional aprobó una nueva Ley de Contratos de Cultivo que reproducía íntegramente la que el Tribunal acababa de anular. El desacato estaba servido. Pero hubo más. Y es que la sesión se desarrolló en medio de una tensión considerable, propiciada por la concentración en los alrededores de la Cámara catalana de una turba compuesta por separatistas de EstatCatalà y que, aparte de vitorear a los suyos, intentaron agredir al portavoz de la minoría de la Lliga y hasta treparon por los muros del edificio con el propósito de asaltar el Parlamento. Se puede afirmar que es lo mismito que está sucediendo en la actualidad, por tanto, que en esta parte de España se está dando un golpe de Estado, -y nunca mejor dicho lo de Estado, pues lo que Puigdemont hizo es parecido a lo que Companys proclamó aquel 6 de octubre de 1934 a las ocho de la tarde desde el balcón de la entonces plaza de la República y hoy de San Jaime fue el "Estado Catalán de la República Federal Española", y este de Puigdemont es un Estado fuera del Estado y contraria a la Constitución...ósea, el Estado Republicano contra la Monarquía. Golpe de Estado.

EL BOTÓN: No se debe olvidar que su majestad es jefe de las FAS, y está obligado como general a respetar las reales ordenanzas y su integridad

¿Y el Rey qué? Me preguntan ustedes. Pues el Rey silencio y manifestarse como siempre lo hace- Vaya por delante que, según la Constitución, Su Majestad, puede sugerir-, pero para este que les escribe, hay otras Leyes que le dan mayor libertad para hacer otra cosa (luego las expondré), ahora diré lo que siempre propone Su Majestad de las dos situaciones que más preocupan a los españoles:

1- Sobre la Corrupción

Las conductas que se alejan del comportamiento que cabe esperar de un servidor público, provocan, con toda razón, indignación y desencanto.

Es cierto que los responsables de esas conductas irregulares están respondiendo de ellas; eso es una prueba del funcionamiento de nuestro Estado de Derecho”.

2- Sobre Cataluña

Es evidente que todos nos necesitamos. Formamos parte de un tronco común del que somos complementarios los unos de los otros, pero imprescindibles para el progreso de cada uno en particular y el de todos en conjunto”.

Millones de españoles llevan, llevamos, a Cataluña en el corazón. Como también para millones de catalanes los demás españoles forman parte de su propio ser. Por eso me duele y me preocupa que se puedan producir fracturas emocionales, desafectos o rechazos entre familias, amigos o ciudadanos. Nadie en la España de hoy es adversario de nadie".

Sin olvidar que Su Majestad según el artículo 62 de la Constitución española, y siguiendo el modelo de los regímenes con monarquía parlamentaria formalizada, ha tasado las funciones del Rey; incluso podría añadirse que se trata de potestades regladas ya que no hay atribuciones regias fuera del ámbito de los artículos 56.1, 61, 62 y 63, quedando las condiciones de su ejercicio bien definidas.

Pero lo fundamental es que entre las atribuciones del Rey es el del jefe de las FAS- jefe con matices en cada una de ellas- el mando y la disposición de las Fuerzas Armadas; mientras que en la vigente Constitución (artículo 62.h) el mando supremo de las Fuerzas Armadas lo ejerce el Rey como instancia de influencia sin poderes reales y efectivos sobre ellas. Y ello es así, por la doble razón de que en la Monarquía parlamentaria el jefe del Estado no es, obviamente, el jefe del Gobierno y porque el artículo 97 atribuye al Gobierno la dirección de la Administración militar y la defensa del Estado. Pero el Rey ejerce como garantizador de la unión de España y sus FAS es LA RESPONSABLE de defender integridad territorial de España, Y es que no podemos olvidar que el artículo 2 de la Constitución española expresa que ésta se basa-y con ella todo el sostén del Estado democrático-, "en la indisoluble unidad de la Nación española, Patria común e indivisible de todos los españoles. El Rey siempre se ha referido como digo en esto LA UNIDAD DE ESPAÑA. Yo lo tengo muy claro pero los catalanes, no. Además la Ley orgánica 6 / 1980, de la Defensa Nacional y su organización militar, es la que expresa que la defensa nacional -entendida como disposición, integración y acción coordinada de todas las energías y fuerzas morales y materiales de la Nación ante cualquier forma de agresión-, tiene la finalidad de "garantizar de modo permanente la unidad, soberanía e independencia de España, su integridad territorial y el ordenamiento constitucional, protegiendo la vida de la población y los intereses de la Patria, en el marco de lo dispuesto en el artículo 97 de la Constitución". Por otro lado, Los órganos superiores encargados de la Defensa Nacional son el Rey, como supremo órgano de mando de las Fuerzas Armadas, Las Cortes Generales, El Gobierno y sobre todo a su presidente, la ministra de Defensa y sus JEMES. Visto lo que expongo tenemos lo que digo en el Botón: el Rey como guardián de la Constitución y al amparo del papel constitucional que esa última atribuye a las Fuerzas Armadas en el artículo 8, puede adoptar ciertas iniciativas dirigidas a restablecer la normalidad. Aquí se refiere a la situación que en ese momento padezca España. Está claro. Su Majestad puede estar callado, pero él sabe que nunca su Monarquía puede requebrarse. Insisto para los golfos que piden reformas en nuestra Constitución, que primero sepa si puede, conforme a Derecho, encajar en ella, segundo o que la exponga para que todos los españoles la votemos, y si no, que estén calladitos. Yo les puedo dar algunas ideas: Que se separe la Justicia de la política, jueces independientes, que en política no puedan estar los independentistas y menos los canallas terroristas. ¿Que te parece Puigdemont? ¿sabes a quien te enfrentas? No, claro, nunca lo supiste. Pues entérate, nada menos que a un pueblo con su Rey a la cabeza. ¡Casi, Na!

*Foto_El presidente de Cepyme, Antonio Garamendi facilitada por el autor del artículo_Martín Ru

 



Martín RU